Nuestro Blog

Mantente a la última con Grupo Julián

Jeep Wrangler SRT10 con el brutal motor V10 del Dodge Viper

Simplemente salvaje, este Jeep Wrangler Unlimited de 2005 sobreelevado cuenta con el motor V10 del desaparecido Dodge Viper SRT10. Con una potencia de más de 500 caballos y unos trenes rodantes dignos de un Hummer este Wrangler V10 es el sueño de cualquier aficionado de Mopar.

Este Jeep Wrangler de 2005 es el sueño hecho realidad de cualquier aficionado de la marca, no solo por las radicales modificaciones de bastidor que se aprecian desde el exterior, sino porque bajo el capó nos encontramos con el motor de diez cilindros de todo un Dodge Viper, el V10 de 8.3 litros que equipaba la segunda generación del deportivo.

Esta bestia cuenta con poco más de 500 caballos y unos 712 Nm de par como mínimo, ya que la segunda generación (Fase I) del Viper contaba con diferentes especificaciones para las versiones Coupé y Roadster. Aunque las diferencias eran mínimas, 507 CV (500 hp) para el Roadster por 517 CV (510 hp) para el Coupé. El motor de mayor tamaño que Jeep ha montado en un Wrangler es un seis cilindros de 4.2 litros (Wrangler generación YJ), como modelo de tamaño compacto o medio del mercado norteamericano ni siquiera ha contado con una opción V8 hasta el día de hoy.

Para poder acoger el enorme bloque de 8.3 litros los responsables de esta transformación primero despojaron a Wrangler de todos sus elementos mecánicos y de bastidor. Aunque la gran mayoría de elementos curiosamente no pertenecen al catálogo de Mopar, ya que proceden de numerosas compañías.

 

Podemos encontrar varios elementos de origen Ford, como es el caso de los ejes Dana, así como algunos creados ex profeso para esta pieza, como la caja de transferencia. El motor está asociado a una transmisión automática 48RE y curiosamente, del Viper mantiene los enormes discos de frenos.

A nivel exterior nos sorprende que no haya sido radicalizado aún más, tan solo las enormes ruedas delatan el poderío de este 4×4, pero aún así, no deja de ser muy parecido a otras modificaciones off road extremas del Wrangler. Solo el emblema SRT10 de la zaga nos da un pista de lo que nos podemos encontrar si levantamos el capó delantero, de resto, el diseño de la carrocería apenas cambia con respecto al Wrangler convencional.

Back to top
Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On LinkedinVisit Us On Youtube