Nuestro Blog

Mantente a la última con Grupo Julián

Nuevo motor diesel BiTurbo para el Opel Insignia

El motor BiTurbo cumple los estrictos requisitos de la normativa de emisiones Euro 6.2 (que será de obligado cumplimiento para todas las nuevas matriculaciones a partir del otoño de 2018). Por otra parte, además de los datos NEDC legalmente requeridos, Opel también ofrece los valores bajo la nueva normativa WLTP (Worldwide harmonized Light vehicles Test Procedures – Procedimientos de pruebas de vehículos ligeros armonizados a nivel mundial), que serán oficialmente requeridos a partir de este otoño. Los valores WLTP (Insignia Grand Sport 2.0 BiTurbo rango de consumo WLTP 12,2-6,2[1] l/100 km, combinado de 8,0-7,5 l/100 km, emisiones 209-196 g/km de CO2) son mucho más realistas que las cifras NEDC hasta entonces oficialmente aplicables (consumo oficial de combustible del Insignia Grand Sport 2.0 BiTurbo según NEDC: urbano 8,7 l/100 km; extraurbano 5,7 l/100 km; combinado 6,9 l/100 km; emisiones de CO2 combinadas 183 g/km). Las cifras WLTP también tienen en consideración diferentes estilos de conducción, lo que permite a los usuarios una mejor estimación de su propio consumo de combustible[2]. Una visión general de las cifras de consumo de acuerdo con el ciclo WLTP se puede encontrar en opel.es.

Al igual que el actual motor de 2.0 litros de 170 CV/125 kW con un solo turbocompresor, el nuevo motor diesel también cuenta con una Reducción Selectiva de Catalización (SCR), tecnología de post-tratamiento de escape altamente eficaz con inyección de AdBlue, que elimina el óxido de nitrógeno (NOx) de los gases de escape del motor. La solución acuosa de urea que contiene amoníaco (NH3) reacciona con los óxidos de nitrógeno en el catalizador SCR y genera nitrógeno y vapor de agua inofensivos. El filtro de partículas diesel (DPF), que ahora se encuentra en las inmediaciones del motor, se calienta lo más rápidamente posible después de un arranque en frío y permanece lo suficientemente caliente como para filtrar las partículas de hollín de forma fiable y regenerarse incluso a bajas temperaturas de escape (circulando despacio).

Turbo compresión secuencial de dos etapas

Opel ha puesto todos los medios para lograr la máxima eficiencia en el consumo de combustible y la máxima diversión en la conducción. El nuevo motor diesel cuenta con dos turbocompresores funcionando secuencialmente. El aire de admisión entra en el primer turbocompresor donde se comprime y pasa al segundo turbo. Esto es impulsado por los gases de escape que mueven la turbina de geometría variable (VGT), lo que aumenta el par a bajas revoluciones del motor y aumenta la potencia a alto régimen. La VGT ajusta entonces los álabes en paralelo con el flujo de gas, reduciendo así la contrapresión y disminuyendo el consumo de combustible. El aire de admisión ahora muy comprimido y muy caliente pasa a través de un radiador (intercooler) en su camino hacia las cámaras de combustión. El combustible diesel se inyecta en hasta secuencias de diez ciclos través de un conducto común (common rail) a una presión de 2.000 bares a los inyectores de siete agujeros. La presión de sobrealimentación se controla, según el régimen y la carga del motor, mediante tres válvulas de derivación y la geometría variable de la turbina accionada eléctricamente.

Aparte de una mayor eficiencia y mayor entrega de potencia y par, el refinamiento y la atenuación de ruido fueron prioridades en el diseño del nuevo motor. Por lo tanto, los ingenieros de Opel montaron al motor un cigüeñal de hierro fundido, ejes de equilibrio, un volante motor más rígido y un cárter de aceite de dos piezas, con el fin de reducir al mínimo las vibraciones y la acústica típicas de los diesel. Con el fin de reducir aún más el consumo de combustible, la bomba de agua eléctrica sólo se pone en funcionamiento cuando la temperatura lo requiere. Al igual que el ya conocido diesel de 2.0 litros, el nuevo BiTurbo fabrica en la planta de motores de Opel en Kaiserslautern.