Nuestro Blog

Mantente a la última con Grupo Julián

Opel Insignia y Autorenting ganan el X ALD Ecomotion Tour

En la categoría de menos de 114 g/km de CO2

No es una carrera al uso. Aquí se trata de ser el más eficiente y cumplir con los tiempos de paso por los distintos controles. Pero aun siendo el más eficiente no ganarás el Ecomotion Tour porque, además, tienes que rebajar el gasto medio homologado por el fabricante lo máximo posible. Y eso es lo que hicimos Manuel García-Albertos, del departamento de Flotas de Opel España, y el que suscribe a los mandos de un nuevo Opel Insignia turbodiésel de 136 CV, rebajando su gasto el 11,24%.

No era tarea fácil, como tampoco lo era para los otros 26 vehículos participantes de 19 marcas, que igualaba el registro récord alcanzado el año pasado. Nuestro Opel Insignia Grand Sport 1.6 CDTi Start&Stop Turbo D de 136 CV homologaba un gasto de 4,3 l/100 km, según normativa Euro6, mucho más real que las anteriores. Antes de subir al coche, examinas su ficha técnica y ves que alcanza una velocidad máxima de 211 km/h y que acelera de 0 a 100 km/h en 10,5 segundos. Estos primeros datos te anticipan que vas a sufrir, y mucho, porque vas a tener que atar tu pie derecho a la consola para no darle candela, que es lo que pide el Insignia. Sigues consultando: mide 4.897 mm de longitud, 1.863 de anchura y 1.455 mm de altura. Una berlina de buen tamaño pero que, a pesar de ello, contiene el peso en alrededor de 1.500 kilos. Esto juega a nuestro favor, lo mismo que el testigo de cambio de marcha recomendada. Sin embargo, en nuestra contra (para la carrera, entiéndase bien) juega su amplio equipamiento, con un climatizador que por estrategia de carrera, prescindimos utilizar, aunque en más de una ocasión ambos tuvimos que atarnos las manos para no conectarlo, pues el calor era tremendo. Las ventanillas delanteras ligeramente bajadas y el ventilador, o aire acondicionado al exterior, fueron los únicos lujos que nos permitimos. Bueno, y unas botellas de agua fresquita que llevábamos para refrescarnos.

Comida liviana y segundo tramo, que desde la Posada del Infante nos debe llevar, también por carreteras de segundo orden y un poco de autovía, hasta el Hotel Vincci Valdecañas Golf, cerca de El Gordo (Cáceres). Seguimos con precisión relojera la ruta, sin desviarnos ni un ápice, lo que nos deja tiempo de sobra para llegar al final sin agobios, sin tener que pisar más de la cuenta el acelerador. El consumo baja hasta 3,7 l/100 km, y no sólo porque el motor responde con brío a bajas vueltas y el cambio presenta unos desarrollos muy bien escogidos que favorecen el consumo, sino también porque el comportamiento dinámico del Insignia es fenomenal y traza por donde se le indica, con un eje trasero rotundo que sigue con tesón al delantero, lo que nos permite afrontar curvas cerradas, sobre todo en descensos, sin restar gas y con gasto cero.

Finalizada la jornada, con una enorme sudada, hemos conseguido mantener esos 3,7 l/100 km de media, a una velocidad ponderada de 57,9 km/h.

La segunda jornada se divide en dos partes, ambas igual de difícil, por la irregular orografía, para mantener un gasto bajo. La primera parte concluye en el restaurante La Cabaña, en La Adrada, donde hemos mantenido el gasto oficial señalado por Opel. La segunda nos lleva hasta la gasolinera Repsol de Galapagar, donde llegamos con un gasto ligeramente inferior y una velocidad media de 57,7 km/h. Es hora de echar cuentas y la organización reposta el Insignia con 21,61 litros, que hemos utilizado para viajar 469 kilómetros en total, lo que supone una reducción del consumo del 11,24% menos que el oficial y que nos lleva a conseguir una nueva victoria, tanto a Opel, que ya ganó en la edición de 2010 con otro Insignia, como a Autorenting que, prácticamente, cuenta sus participaciones por victorias.

 

Por supuesto, antes de partir vemos en las características técnicas que eroga un par máximo de 32,65 mkg entre 2.000 y 2.200 vueltas. A ese régimen nos entrega el 100% de su fuerza, pero con el 75-90% tenemos más que suficiente, así debemos anticipar los cambios de la caja de 6 velocidades un poco y cambiar entorno a 1.800 rpm, para disponer de par y rebajar el consumo. El aviso de cambio de marchas hace su labor y cuando hay poco fuelle pide la reducción, que hacemos en algunas ocasiones (no en los descensos, donde la marcha larga nos permite subir de velocidad con gasto cero) mientras vemos como el económetro, nuestro principal instrumento de contención del consumo, se mantiene en la zona verde. De fundamental ayuda fue el Head Up Display (HUD) que, proyectando en el parabrisas la velocidad y las revoluciones, nos permitía no perder la cara a la carretera. De no haberlo equipado, tendríamos que haber estado continuamente consultado el cuadro de instrumentos, retirando la vista del asfalto. Un aliado inestimable.

Poco a poco

Sin desesperarnos, pero con una difícil tarea por delante, iniciamos la marcha. Nos perdemos nada más salir, lo cual implica que tendremos que hacer más kilómetros. Eso, realmente, da lo mismo. Pero lo que no es lo mismo es el tiempo que perdemos, que nos obligará a pisar un poco más el acelerador para cumplir con los tiempos de paso establecidos por la organización. Este primer tramo, que parte de Majadahonda y concluye en la Posada del Infante (Arenas de San Pedro, Ávila), donde paramos para comer, transcurre por carreteras reviradas, con continuas subidas y bajadas, que hacen muy difícil mantener un buen consumo y velocidad media. A pesar de ello, llegamos en hora y el Insignia registra una moderado descenso del gasto respecto al oficial del fabricante. Han sido más de 180 km, incluido nuestra desconcentración de inicio, que nos llevó a recorrer unos 15 kilómetros más.

Comida liviana y segundo tramo, que desde la Posada del Infante nos debe llevar, también por carreteras de segundo orden y un poco de autovía, hasta el Hotel Vincci Valdecañas Golf, cerca de El Gordo (Cáceres). Seguimos con precisión relojera la ruta, sin desviarnos ni un ápice, lo que nos deja tiempo de sobra para llegar al final sin agobios, sin tener que pisar más de la cuenta el acelerador. El consumo baja hasta 3,7 l/100 km, y no sólo porque el motor responde con brío a bajas vueltas y el cambio presenta unos desarrollos muy bien escogidos que favorecen el consumo, sino también porque el comportamiento dinámico del Insignia es fenomenal y traza por donde se le indica, con un eje trasero rotundo que sigue con tesón al delantero, lo que nos permite afrontar curvas cerradas, sobre todo en descensos, sin restar gas y con gasto cero.

Finalizada la jornada, con una enorme sudada, hemos conseguido mantener esos 3,7 l/100 km de media, a una velocidad ponderada de 57,9 km/h.

La segunda jornada se divide en dos partes, ambas igual de difícil, por la irregular orografía, para mantener un gasto bajo. La primera parte concluye en el restaurante La Cabaña, en La Adrada, donde hemos mantenido el gasto oficial señalado por Opel. La segunda nos lleva hasta la gasolinera Repsol de Galapagar, donde llegamos con un gasto ligeramente inferior y una velocidad media de 57,7 km/h. Es hora de echar cuentas y la organización reposta el Insignia con 21,61 litros, que hemos utilizado para viajar 469 kilómetros en total, lo que supone una reducción del consumo del 11,24% menos que el oficial y que nos lleva a conseguir una nueva victoria, tanto a Opel, que ya ganó en la edición de 2010 con otro Insignia, como a Autorenting que, prácticamente, cuenta sus participaciones por victorias.

Todos ganamos

No cabe duda que con una conducción eficiente todos ganamos, tanto economía como seguridad y medio ambiente. Así lo señaló Pedro Malla, director general de ALD Automotive, tras la prueba, cuando aseguró que “las reducciones de consumo de los participantes durante la competición muestran la importancia que tiene la conducción de forma eficiente. Adoptar una actitud responsable al volante reduce la huella ecológica y nos permite a todos salir ganando, puesto que cuidamos de nuestro medioambiente y además lo hacemos de nuestra seguridad vial y de la del resto de conductores”. Más aún si tras la competición, la compañía de renting se compromete a plantar 300 árboles, uno por cada mes de los 25 años de ALD Automotive en España, en el Parque Regional del Guadarrama como compensación por los gases emitidos durante la carrera.

En el resto de categorías, el Honda Civic de gasolina, con una rebaja del 21,36%, fue el que más redujo el consumo y se proclamo campeón del X ALD Ecomotion Tour. Entre los híbridos, el vencedor fue el Hyundai Ioniq; entre los SUV, el VW Tiguan, y entre los comerciales ligeros, el Fiat Dobló Cargo Base.

Juan Luis Franco

Back to top