Nuestro Blog

Mantente a la última con Grupo Julián

Subaru XV es un SUV de tamaño compacto que rivaliza con alternativas como el Nissan Qashqai o el SEAT Ateca. Se presentó con motivo del Salón de Ginebra de 2017 con un cambio total en plataforma e interiores respecto a su predecesor, aunque estéticamente la evolución exterior ha sido bastante suave.

Por precio el Subaru XV se enfrenta a alternativas como el Nissan Qashqai o el SEAT Ateca.

Subaru es una marca tradicional, con un tipo de producto muy claro y definido que podríamos denominar de nicho. Lo más característico en la gama Suabru es su sistema de tracción integral permanente Symmetrical AWD, una transmisión que (al contrario que sus rivales) prioriza la disponibilidad de tracción 4×4 en todo momento por encima del ahorro de combustible. Esto significa que nunca desacopla el eje trasero y siempre tracciona con las 4 ruedas incluso en las condiciones de adherencia más favorables.

En cifras el Subaru XV cuenta con una longitud de 4.465 mm, una anchura de 1.800 mm y una altura de 1.615 mm, siendo su distancia entre ejes de 2.665 mm. A pesar de estas medidas que lo convierten en un coche bastante grande dentro del segmento, el espacio interior del XV no es tan generoso como el de sus principales competidores debido a una altura total muy ajustada y a una enorme altura libre al suelo de 220 mm, digna del mejor todoterreno.

Con todo ello, el habitáculo del XV es relativamente bajo comparado con lo que se estila entre los SUV de la categoría, y el túnel de transmisión es bastante intrusivo, lo cual lo habilita como familiar práctico pero entre los menos amplios del segmento. Sus armas son otras, en realidad.

Con todas estas características, nos encontramos con un coche muy eficaz sobre todo tipo de terrenos y especialmente dotado para exigir lo máximo a su tracción 4×4 de forma continuada, sin embragues de acoplamiento intermedios que se puedan acabar calentando con un uso intensivo. Este Subaru le ganará fácilmente a cualquier rival con embrague Haldex a la hora de trepar por una pendiente resbaladiza, y también tendrá una mejor respuesta en tracción sobre asfalto deslizante, además de una altura libre al suelo con la que sus rivales no pueden ni soñar.

El comportamiento del coche sobre cualquier superficie, ya sea asfalto seco, mojado o nevado, es el de un 4×4 permanente. Esto nos permite acelerar antes al salir de las curvas y sentir cómo su transmisión distribuye el par de giro a todas las ruedas, generando un comportamiento muy neutro que elimina en gran medida el subviraje característico de los coches modernos, remplazándolo por una capacidad de tracción fuera de lo común.

Esa suele ser la razón para comprarse un Subaru por encima de otras opciones, ya que nadie más ofrece a día de hoy esta disposición mecánica, que además se combina con motores bóxer (muy planos) situados al fondo del vano motor y un centro de gravedad especialmente bajo.

Así las cosas, el Subaru XV es un coche para entendidos, que valoren sus características técnicas por encima de la moda SUV y pretendan conducirlo lejos del asfalto seco gran parte del año.

La gama del Subaru XV promete ser muy simple, presentándose en principio con un único motor bóxer de gasolina atmosférico, un 4 cilindros de 156 cv asociado a una caja de cambios automática Lineartronic de 7 velocidades. Este motor podría verse complementado con el tradicional bóxer diésel de Subaru, un detalle aún por confirmar.

La gama de acabados, como es tradición en Subaru, contará con muy pocas opciones, siendo bastante completo desde el modelo básico.

El Subaru XV es la alternativa más económica de la gama Subaru. Por encima nos encontramos un crossover de enfoque más offroad, el Subaru Forester. Además también nos encontramos con un familiar de enfoque campestre, el Subaru Outback y dos alternativas deportivas, el Subaru BRZ y el Subaru WRX STI.