Nuestro Blog

Mantente a la última con Grupo Julián

VOLVO PRODUCE SU PRIMER VEHÍCULO DE CONDUCCIÓN AUTÓNOMA: DRIVE ME

VOLVO XC 90

El Volvo XC90 autónomo, construido especialmente en las instalaciones de la marca en Torslanda, es el primero de una serie de vehículos autónomos que eventualmente serán entregados a diversas familias de Gothenburg para ser utilizados en la vía pública.

Volvo es el líder de la industria automotriz en lo referente a seguridad y está convencido que la introducción de la tecnología autónoma es una promesa para la reducción de accidentes automovilísticos y que, de manera adicional, esta tecnología ayudará a evitar los congestionamientos, reducirá la contaminación y  permitirá a los usuarios de los vehículos emplear su tiempo de una manera más productiva.

Los vehículos del proyecto Drive Me añadirán la capacidad de circular por zonas autónomas especiales dentro de la ciudad de Gothenburg sin necesidad de tener las manos en el volante o emplear los pies, únicamente dirigidos por lo que Volvo llama Autonomous Driving Brain (Cerebro de Manejo Autónomo).

Volvo es pionero en los sistemas de manejo autónomo como parte de su visión de que para el año 2020 ninguna persona muera o resulte seriamente herida en un accidente en el que se vea involucrado un vehículo Volvo nuevo.

Es precisamente el enfoque hacia el consumidor lo que separa al proyecto Drive Me de cualquier otro experimento de conducción autónoma ya que en lugar de depender exclusivamente en la investigación realizada por sus propios ingenieros, Volvo espera recopilar suficiente información por medio de la retroalimentación de los mismos usuarios que usarán los vehículos autónomos en sus tareas cotidianas.

Al decidirse por este enfoque, Volvo espera ir afinando sus tecnologías de conducción autónoma para ponerlas a disposición de sus clientes como un elemento relevante en la decisión de compra después de 2021, año en que se espera su introducción comercial.

“Este es un hito muy importante para el proyecto Drive Me…” comentó Erik Coelingh, responsable técnico de seguridad activa de Volvo Cars, mientras observaba cómo le daban los últimos toques a la XC90, “… los clientes ven a sus vehículos de una manera distinta que nosotros los ingenieros, así que esperamos aprender mucho con la retroalimentación y acerca de la forma en que emplean sus vehículos diariamente”.

Después de salir de la línea de producción, los vehículos del proyecto Drive Me, serán sometidos a una rigurosa fase de pruebas para asegurar que la tecnología de conducción autónoma funciona exactamente como debiera. Una vez que esta fase, supervisada por ingenieros altamente capacitados concluya, los vehículos serán entregados a los clientes participantes en el proyecto.

El proyecto piloto Drive Me en Gothenburg es el primero de una serie de pruebas en público realizada con vehículos autónomos Volvo. El año próximo, se iniciará en Londres un proyecto similar al de Gothenburg. Mientras tanto, Volvo está evaluando la solicitud de algunas ciudades Chinas interesadas en participar en el proyecto Drive Me en los próximos años.

Volvo, se involucra activamente en sociedades estratégicas dentro del área de la tecnología de conducción autónoma, como la establecida recientemente con Uber para desarrollar en conjunto la próxima generación de vehículos autónomos. A inicios de semana, Volvo hizo público que fundará en co-propiedad con Autoliv, la empresa líder en partes automotrices, una empresa especializada en la producción de software de nueva generación para la conducción autónoma.190916_driveme_portada

Back to top
Visit us on FacebookVisit us on TwitterVisit us on LinkedInVisit us on Youtube